Adelantadores son los resultados del Global Attractiveness Index (GAI) ya que muestran que Italia está recuperando el atractivo en los mercados internacionales en cuanto a la inversión extranjera.

Hay un cambio muy significativo de +108 posiciones para Italia en comparación con el año anterior en “Inversión Extranjera Directa” (IED). El aumento es atribuible a la recuperación tras el colapso debido a la pandemia, que provocó una entrada de capital en países de menor riesgo y una desinversión neta del mercado italiano. En 2021, Italia recuperó el atractivo en el mercado de capitales, con +8.500 millones de dólares en entradas de IED. Este último está por debajo de los niveles prepandémicos, pero el descenso (53,2%) es inferior a la media europea (65,7%).

En un contexto mundial en el que también se ha producido una reducción de las inversiones en relación con el PIB, Italia se ha comportado mejor que otros países, recuperando 11 posiciones en el indicador relativo a las inversiones fijas brutas sobre el PIB y sentando así las bases para una recuperación rápida y sostenida de la economía. Italia también ha sido testigo de una fuerte recuperación de los flujos turísticos, que, tras una caída del -57,6% durante el periodo de la pandemia, crecieron un +41,2% en 2021.

Italia también obtiene buenos resultados en los ámbitos de la transición ecológica, la capacidad de explotar eficazmente las materias primas y la esperanza de vida al nacer.

El Global Attractiveness Index (GAI), realizado por The European House-Ambrosetti es un índice compuesto que compara 148 economías, que representan el 95% de la población y el 99% del Producto Interior Bruto mundial. El GAI se construye a partir de la reclasificación de 50 indicadores en cinco subíndices: atractivo, dinamismo, sostenibilidad, expectativas de crecimiento y, desde este año, exposición al conflicto en Ucrania. Los países se dividen en cuatro bandas de atractivo: alto (7 países), medio-alto (9 países), medio-bajo (47 países) y bajo (85 países).